Ermita de San Cristóbal

Templo religioso, fuerte en las guerras carlistas, hospital lazareto... una gran historia para un pequeño recinto.

Ermita de San Cristóbal

Templo religioso, fuerte en las guerras carlistas, hospital lazareto... una gran historia para un pequeño recinto.

Construida a finales del Siglo XIV, la Ermita de San Cristóbal sigue el esquema de las ermitas cristianas de después de la reconquista: planta rectangular y tejado a dos aguas sustentado por arcos de medio punto.

Además de templo religioso, esta ermita ha tenido otros usos a lo largo de la historia. Debido a su situación estratégica, fue fortificada en las guerras carlistas por orden del general Cabrera, convirtiéndose en una auténtica fortaleza que dominaba los caminos de Chelva y Benagéber, y punto de paso forzoso para los que se dirigían a Castilla por el "Vado de Moya".

Después, tras la contienda y por causa de las frecuentes epidemias que azotaron al pueblo, se utilizó como hospital lazareto para los enfermos contagiosos, función que siguió tras el final de la Tercera Guerra Carlista.

En el año 2000 fue reconstruida completamente por alumnos de la escuela taller Maestro Aguilar, que fueron guiados por un vecino que conoció el edificio antes de su casi total desaparición, con el fin de que la estructura y elementos se asemejaran lo máximo posible a los tradicionales.

Texto parcialmente obtenido del libro "Aproximación a la historia de Tuéjar" de José Sánchez Sánchez

En un vistazo

Camino de Acceso

Puerta Principal

Panorámica de Tuéjar

Interior de la Ermita

Cómo llegar

La Ermita de San Cristóbal se encuentra en una colina que domina la villa, muy cerca de la Plaza Mayor y se puede acceder a ella caminando en pocos minutos.

¿Quieres tenerlo todo a mano? Descarga nuestras guías turísticas de Tuéjar
Proximamente

No te pierdas novedades, ofertas, eventos y actividades. Síguenos en Instagram:

@tuejarturismo