NEVERO

Un pequeño tesoro de la época preindustrial en la preciosa zona de la Lácaba.

Nevero

Un pequeño tesoro de la época preindustrial en la preciosa zona de la Lácaba.

Al norte del Paraje Natural Nacimiento del Río Tuéjar, en la zona de La Lácaba a 635 m de altitud, encontramos un pequeño tesoro de la época preindustrial; un antiguo nevero que fue restaurado en el año 2008.

Fueron de gran uso y utilidad hasta la aparición de las fábricas de hielo y los frigoríficos domésticos. Se trataba de construcciones destinadas a almacenar nieve y su posterior extracción de hielo, para así usarlo en las épocas más cálidas. Estos ya se utilizaban en la época de los romanos.

El Nevero de la Lácaba fue construido originalmente en la Edad Media en una umbría de planta circular para así garantizar la conservación de la nieve, y con potentes muros de contención, necesarios para resistir la presión del hielo. En la actualidad, ha pasado a formar parte del patrimonio cultural.

El método empleado para la transformación de la nieve en hielo comenzaba a finales de otoño y principios de invierno para así aprovechar las nieves caídas. El primer trabajo consistía en limpiar y preparar el interior del nevero con una capa de ramas y hojas donde se acomodaría la nieve para evitar la formación de charcos que favorecerían el deshielo.

La nieve se introducía formando una bola que la recogía al paso que la rodaban hasta llegar al nevero. Después era prensada y compactada hasta que se convertía en hielo por el “pisonero” (persona que presionaba la nieve), que más tarde hacía capas de entre 20 y 50 cm de grosor, separadas por “falagueras”, capas con paja y hojas que hacían de aislante. Una vez lleno, se cerraban las dos puertas con un muro de mampostería provisional hasta pasados dos o tres días para que la nieve se asentara.

Ya en verano, como la nieve estaba tan dura y apretada se cortaba con palas o hachas y era trasladada a los neveros mediante capazos impermeabilizados a lomos de burros y caballos. Se solía transportar durante la noche para así evitar las altas temperaturas por lo que se corría el riesgo de que se derritiera, y se llevaban a los lugares de comercialización.

El hielo no solo se utilizaba como conservador de alimentos, sino que era también muy solicitado y codiciado para fines terapéuticos y medicinales.

En un vistazo

El Nevero

La Lácaba

Interior

Exterior

Consejos y mejores fechas

El paraje es visitable en cualquier época del año, con un fácil acceso por pista forestal. Es posible hacerlo en coche, pero te recomendamos que disfrutes de la ruta andando, pues es ideal para realizarla así, incluso con niños y carritos de bebés, por su corta duración y escaso desnivel (ida y vuelta 8 km - 60 minutos).

Las épocas de mayor afluencia son Pascuas, meses de verano y otoño, donde es muy habitual la presencia de amantes de la naturaleza, senderistas y deportistas.

Sea cuando sea que te acerques, recuerda respetar este magnífico entorno y cuidar con mimo de él.

Cómo llegar

Al nevero se accede por una cómoda pista forestal que parte del Área recreativa del Azud, atravesando la microrreserva de flora Riberas del Río Tuéjar. El camino discurre al abrigo de pinos por las suaves curvas de la rambla de Arquela, visitando también las pinturas ruprestres de Corrales de Silla (km 1,35) y más arriba, el pequeño refugio forestal Andariel (km 2,85).

La ruta son un total de 4 km desde el parking Este del Azud, que se completan en unos 30 minutos, para después volver por el mismo trayecto.

nevero-mapa-cartografico
¿Quieres tenerlo todo a mano? Descarga nuestras guías turísticas de Tuéjar
Proximamente

No te pierdas novedades, ofertas, eventos y actividades. Síguenos en Instagram:

@tuejarturismo